Lunes, Septiembre 01, 2014

Texcoco

Sin incremento Patrimonio cultural de Texcoco

MTI/ Texcoco Mass Media/Samantha Venegas
Publicada: Agosto 16, 2011

En el Cerrito de los Melones, ubicado en la calle de Abasolo, en Texcoco, México, fue elaborada esa base con tezontle para colocar la bandera, no data de más allá de 1960.

Agrandar esta imagen

Espléndida La Vasija de obsidiana de Texcoco. La vasija de obsidiana con forma de mono es una de las piezas más famosas del Museo Nacional de Antropología de la ciudad de México, y ha aparecido en numerosas ocasiones en catálogos y publicaciones como una de las obras maestras.

Texcoco, México.- (Texcoco Mass Media).- De risa es la expresión que muchos repiten como un lugar común. Texcoco, la Atenas del Anahuac. Primero no tienen idea de lo que fue la Atenas griega, segundo no conocen los antecedentes y vida de las tribus que comandó Netzahualcóyotl y tercero los panfletos que según relatan la historia de nuestro terruño están plagados de imprecisiones, incluso en sucesos relativamente cercanos.

En un rápido recorrido por varias calles de la ciudad, nos percatamos que los posibles monumentos históricos son unos cuantos, aunque el INAH haya colocado en su catálogo más de un centenar. Mazacotes que no tienen siquiera un valor arquitectónico, menos cultural o histórico.

El Cerro de los Melones, como Tezcutzingo o algún otro promontorio que no desean las autoridades del Instituto Nacional de Antropología e Historia, (INAH), se toquen porque son vestigios valiosos, resultan ociosos, porque tienen décadas sin que los visiten siquiera. El rescate del Tezcutzingo lleva años, sin que hasta la fecha sirva para enriquecer el acervo nacional prehispánico.

El Tlaloc y la Vasija del Mono, son los dos objetos más valiosos que ha aportado Texcoco al acervo nacional. Fuera de esas piezas, en el municipio no hay otra que pudiera ser el ancla para construir un museo, ¿Qué vamos exhibir?

Hace algunos años en la preparatoria de Texcoco un profesor aseguraba que había enterrados grandes tesoros en la entraña de la ciudad, lo cual de ser cierto habría que sacarlo para no tener que recurrir al endeudamiento para el rescate del centro histórico. Un tiempo después se le pregunto a un viejo ex cronista de la ciudad que había de ese super tesoro, con una carcajada nos dijo: recuerden que la historia necesita héroes y mitos.

Han transcurrido más de 40 años de haber trasladado el monolito de Tlaloc de San Miguel Coatlinchan al Paseo de la Reforma, donde se llega al Museo Nacional de Antropología e Historia, mismo que exhibe en su entraña la hermosa Vasija del Mono, cuya réplica tiene un alto valor económico.

Eso por parte de lo prehispánico, ahora en la historia reciente, algún cuadro de Felipe Santiago Gutiérrez, la sotana del cura guanajuatense José María Luís Mora, el sayal de Fray Pedro de Gante, los efluvios de los valientes revolucionarios, algún manuscrito de Andrés Molina Enriquez, ¿Qué vamos exhibir?

Desde hace cincuenta años, el patrimonio cultural de Texcoco no se ha incrementado. Una gran tristeza pero habrá que asumirla, porque también es una gran verdad.

La Capilla de la Enseñanza, la Muralla de Huexotla, el Convento de Huexotla y la Capilla decorada por Diego Rivera en Chapingo, siguen ahí, sin que tengan un provecho mayor para generar turismo cultural y educativo.

Nuestra vieja estación del ferrocarril que un día, narra un expresidentes, iba a construirse ahí un hermoso parque, plaza cívica y centro cultural juvenil, fue destrozada por la estúpida decisión de arrinconar ahí a comerciantes callejeros de verduras y legumbres. ¿Cuál respeto al patrimonio histórico?

Ningún incremento real y valioso al patrimonio cultural de Texcoco ha habido en décadas.

© Alianzatex.com 2011
Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros